Rescatando al Punk

 

 

Mas que al estilo musical, su estética a nivel gráfico. Que claramente, junto con la actitud que acompañaba al movimiento es uno de los mayores legados que dejó. Lo que pretenden Johan Kugelberg y Jon Savage con su libro “PUNK: An Aesthetic” es recolectar posters, fanzines, flyers, fotografías y demás objetos visuales que representan a este particular movimiento de contra-cultura.

Traduzco y resumo un extracto de la introducción de los autores sobre el libro:

“Ninguno de nosotros ha dejado el Siglo 20. Seguimos estando bajo su influencia. El Punk y el Pop está por todos lados. Hippies y Woodstock y el legendario Club 100 de Westminster y el CBGB e iconos de geriátrico que siguen en la superficie, haciendo alarde de saber que lo que ellos vivieron entonces se ha reducido a una mera representacion…

Estas representaciones han ido calando en las generaciones venideras, lo que implica que las cumbres de autenticidad que se alcanzaron nunca más se puedan alcanzar, y que los chicos (con el fin de ser cool) prefieran seguir esos caminos trillados hacia el Punk o el Hippie Shangri-la. Para vivir imitando lo autentico, a pesar que seguirá siendo solo una imitación, una representación de lo que se vivió en aquel entonces”.

Por eso siempre digo que me gustaría haber sido inmortal y presenciar esas Eras en su momento, disfrutar de los grandes movimientos culturales y artísticos cuando estaban en su máximo esplendor. Como ahora, que teniendo una entrada para ver en noviembre a Blind Melon no me entusiasma demasiado. ¿Qué hay un cantante nuevo cuya voz es idéntica a Shannon? Sí, pero ya nada será igual.

Como cuando después de escuchar mil veces todos los discos viejos de Bob Dylan, todos de antes de los 80, (que fue como lo descubrí) y encontrarme de repente con su voz vieja en la tele… esa sensación de que es muy tarde, una sensación incompleta.

Morrisey me mola más en su era The Smiths, el grunge lo habría querido vivir en plenos 90’s, de cuando veías a las bandas en bares diminutos. O bailar “You really got me” en el 64. O verlos a todos con sus pinchos y sus Dr. Marteens en los 70’s gritando “I fought the law and the law won”.

Ahora para ver pinchos, tachas y creepers no tengo más que visitar las tiendas de Inditex o abrir cualquier revista. Pero la fuerza, la rabia, la esencia detrás de la imagen ya no está…

Todo esto hace que me sienta como una estafa cuando me veo rodeada de tantos guiños al pasado en mi armario, librería y Ipod.

Soy una estafa que siente nostalgia por cosas que nunca vivió. Nice.

pd: otro libro añadido a mi Wishlist.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: